que no maten spotify antes de nacer

Desde la siesta y el jamón serrano no he visto nada mejor. Spotify se presenta desde mi punto de vista como la mayor revolución en la música desde Napster.

Se trata de un programa, en el que buscas una canción y la escuchas. Ya está. Sin esperas, sin descargar nada, con los tags en condiciones y la carátula del álbum. Un programa en el que puedes compartir tus playlists o las canciones que estás escuchando con sólo enviar un enlace. O buscar playlists de otros en internet y escucharlas. Como ejemplo dejo el playlist de mi última fiesta de cumpleaños. Si tienes Spotify al pulsar el enlace aparecerá el programa con la lista de canciones y las podrás escuchar instantáneamente. Funciona por invitación, a mí aún me quedan algunas por si quieres probarlo.

Lo mejor de todo es que cuenta con el beneplácito de la industria musical… o contaba. Según comentan en su blog, desde hace unos pocos días están restringiendo el catálogo en función del país del usuario. Es decir, una discográfica puede permitirles servir música en un país y en otros no. Un poco como sucede con Hulu, que sólo puede verse en Estados Unidos (aunque hay soluciones para todo).

En la práctica, el catálogo sigue siendo inmenso. Pero para hacer mi playlist busqué canciones de Metallica, Oasis y AC/DC y no estaban. Metallica siempre ha sido bastante gilipollas en cuando a tratamiento de sus derechos de autor y hacia sus seguidores así hasta me lo esperaba.

Que no lo maten, que lo dejen nacer.