desconfiados por naturaleza

Por cosas que tiene la vida, hoy me he quedado encerrado en la terraza. Sin nadie en casa, sin móvil y sólo con un cenicero lleno de colillas de puros. Como la vida está muy mal y no es plan de romper el cristal (aparte que no sabría con qué hacerlo), me he puesto a intentar que la gente que pasaba por la calle llamase por teléfono (menos mal que me sé algún número de memoria) para que me viniese a buscar. Menos mal que vivo en un primero.

Resultado:

  • Un señor me dijo que no llevaba móvil. No me lo creo.
  • Un repartidor me dijo que no llevaba móvil. Éste sí que no se lo cree ni él.
  • El chino de debajo, al que le he comprado toneladas de hielos, me miraba gritar desde la terraza con cierta curiosidad. Entre que iba a ser complicado hacerme entender e imaginando su conversación con la persona a la que llamara, desistí.
  • Algunas personas más me ignoraron.
  • Finalmente, una mujer suramericana, se prestó a ayudarme y llamar al número que le dije para pedir ayuda.
  • Estas cosas me han recordado bastante a la serie de vídeos de El Intermedio, Qué será lo que quiere el negro, en la que en muchas ocasiones eran inmigrantes los que ayudaban al actor mientras los españoles inventábamos excusas bastante cutres.

    ibanesto: explorer only

    Si hasta ahora estaba contento con el servicio de iBanesto, hoy ya han bajado varios puntos. La historia, la de siempre que me retrotrae a épocas que creía olvidadas, los sitios web que sólo funcionan con explorer.

    Cuando anda todo el mundo que si la web 7.0, el html5, los estándares y demás historias, aparece un banco online, que debería cuidar este aspecto más que cualquier otra web y te dice que las transferencias sólo funcionan con explorer. Con dos cojones.

    Relato de los hechos:

    • Intento hacer una transferencia con Google Chrome sobre MacOS. Todo perfecto, salvo el paso final en que debería recibir un SMS con un código para confirmar la transferencia.
    • No recibo SMS, me mosqueo porque sospecho que me va a caducar la sesión y llamo al teléfono de soporte. Después de navegar por una IVR insufrible consigo hablar con un ser humano.
    • Al indicarle que no recibo el SMS de confirmación me pregunta qué navegador estoy utilizando. Le digo que Chrome y me comenta que la funcionalidad de la confirmación sólo funciona con Explorer. Con dos cojones. Le digo que no tengo acceso a ningún equipo con explorer y me comenta que lo recomendado es Explorer pero que con Firefox podría funcionar.
    • Le pregunto si puedo hacer la transferencia por teléfono, ya que estoy, y me dice que para eso tengo que llamar a otro número. Además, no me asegura que una transferencia telefónica esté libre de comisiones. Toma ya. Le pregunto, que si me acerco a una oficina de Banesto (volvemos a la Edad de Piedra y la ventanilla del banco) podré hacer mi bendita transferencia. Aquí me asegura que sí tendré que pagar comisiones. Con dos cojones.
    • Me quejo amargamente y me despido de la amable señorita, que por cierto, cada vez me llamaba por un nombre distinto (cosas de tener nombre compuesto y raro).
    • Ya sin mucha fe, pruebo en un equipo con Ubuntu y Firefox, que ya lo tengo instalado. Tampoco llega el mensaje de marras y no puedo hacer la transferencia hasta el lunes desde el equipo del trabajo.

    Vivan las ventajas de la banca online!

    Justo ayer preguntaba qué tal funcionaba Parallels o VirtualBox, precisamente para casos como éste. No me imaginaba que me fuera a hacer falta tan pronto.

    blythe

    Cuando estuve en Malasia una amiga me pidió que le comprase una muñeca Blythe. Por lo visto, en Europa es complicado encontrarlas y son muy caras. El modelo que me pidió cuesta unos 200€ en eBay y allí la vendían por menos de 150.

    No sabía nada de estas muñecas, pero por lo visto tienen una popularidad de la ostia. Dejo una galería de flickr que tiene imágenes muy chulas de las muñecas estas:

    tienen un puntito inquietante que acojona…

    ono me ha engañado…

    … o no me ha dicho toda la verdad. Y ya estoy harto de tanta mierda.

    Situación: Un contrato de Internet con Ono, uno de teléfono con telefónica. ¿para qué pagar a dos proveedores de telecomunicaciones? Y más cuando todos con internet ofrecen llamadas nacionales gratis.

    Bien, al asunto. Por varias razones elegí Ono, Internet ha funcionado siempre muy bien, la instalación está hecha (no hacían falta cacharros diferentes a los que ya están) y los precios a priori eran similares.

    Error.

    Llamé por teléfono a antes a verificar precios y ofertas que en la web no hay forma de verlo. Ojo, en la web aparecen ofertas que son válidas unos meses y que no incluyen IVA ni extras como el alquiler del cable módem.

    Una amable señorita me dijo que 39,95 al mes (o eso creo recordar, por lo visto no era así) más o menos lo que costaba internet antes y tendría además llamadas. No me parecía demasiado barato, sino al nivel de las ofertas que anuncian otros proveedores pero era un ahorro frente a pagar a dos proveedores.

    Primera factura, 89 euros.

    Con dos cojones. Desglose 50€ del servicio, 9 del cablemódem, cambio de servicios 19 e iva unos 12. Por supuesto, en la factura aparecen cientos de cargos positivos y negativos que se anulan, esto es sólo el resumen.

    Llamo por teléfono a que me lo expliquen, y de paso me desahogo con el pobre hombre que me atiende desde el otro lado de los mares.

    Resulta que la cuota son 50 al mes, más cablemodem más IVA. Unos 70 euracos al mes, esencialmente lo mismo que venía pagando antes. Les digo que me bajen la velocidad de la conexión de 6 a 3MB. Me dicen que eso cuesta 40€ (con dos cojones). Les pregunto si tengo que pagar algo para darme de baja, 150€ de permanencia. ¡¡Después de ser clientes durante casi 10 años!! Abro una reclamación, que me imagino que servirá de poco.

    Estoy seguro que desde el punto de vista legal ellos tienen razón, pero me da igual. Me siento estafado.

    No contrates ONO.

    noticias olvidadas

    El año termina hoy,  y los medios nos inundarán con especiales de lo que sucedió en 2008. Sin embargo hubo algunas noticias a lo largo del año que pasaron desapercibidas. Foreign Policy ha recopilado diez de ellas:

    1. El refuerzo en Afganistán empieza antes de lo previsto

    2. Aumenta la producción de coca en Colombia

    3. El próximo Darfur se calienta

    4. Estados Unidos ayuda a India a construir un escudo antimisiles

    5. Rusia trata de conquistar África

    6. Los paneles solares emiten gas de efecto invernadero

    7. El acero de Shanghai no pasa las pruebas de seguridad básicas

    8. La ayuda a Georgia paga un hotel de lujo en Tbilisi

    9. Por primera vez, un ciudadano estadounidense es condenado por torturas en el extranjero

    10. Una empresa estadounidense vende ‘pistolas sónicas’ a China

    berny

    Uno puede leerse el artículo de ayer de el País en que cuenta cómo Bernard Madoff le hizo el lío a un montón de gente o bien ver cómo lo cuenta Leopoldo Abadía con Buenafuente. Viene siendo lo mismo.

    Lo impactante es cómo a un tío que roba cincuentamilmillones de pavos (son muchos pavos) le cae un arresto domiciliario, tiene más de setenta años, no salir por la noche no supondrá un gran trastorno y una multa de trescomacuatromillones de pavos (que son unos cuantos pavos, pero muchos menos los que se ha llevado).

    gracias a todos

    Por los regalos. Por las bragas de blancanieves. Por la pandereta. Por los ralladores. Por la botella de orujo que nos es algo familiar. Por Isabelita, que ocupará un lugar destacado en la chimenea. Por las fotos de los Kiss. Por los cubiertos. Por los boles. Por la tabla de cortar. Por el sacacorchos.

    Y por venir.

    Regalos fiesta inauguración del piso

    con esto,  nuestro piso es aún más entrañable