un análisis de fitbit force

Llevo aproximadamente una semana con el fitbit force (si entras desde España, asegúrate de en la web de fitbit cambiar la ubicación a USA para poder verlo). Se trata de un monitor de actividad que aún no está en todos los países. La fecha de lanzamiento en España del fitbit force es aún desconocida (se hablaba de enero de 2014 pero no he conseguido encontrar la fuente).

En mi caso, me decidí por el force debido a que lo que había leído sobre otras opciones como la Jawbone Up o la Fuelband no me terminaba de convencer y tenía amigos encantados con la flex.

La gran novedad del force respecto al modelo anterior, el flex, es la incorporación de una pantalla OLED que muestra la hora y la información que monitoriza, además de la incorporación de un altímetro. Está disponible en dos colores y tiene un precio de 130 $. En España, veremos cuánto cuesta, aunque muchas compañías tienen la molesta costumbre de cambiar el $ por € y quedarse tan anchas.

Fitbit Force

Fitbit Force en los dos colores disponibles

Abriendo la caja y configuración

El force se vende en dos tamaños, pequeño y grande. En la web, puedes descargar un pdf con los tamaños de cada una de ellas para que veas cuál es el que te va bien. En mi caso, no tengo las muñecas especialmente anchas, y aún así, mi talla es la grande. Asegúrate de probar cuál es la tuya.

Dentro de la caja, encontrarás el force, un cable USB para cargarlo y un dongle que sirve para que tu ordenador pueda comunicarse con él (hay software para mac y windows). El cable USB es propietario (no es ni mini, ni micro USB) y es la única forma de cargar el force, así que cuidado con perderlo.

Fitbit Force

Lo que encuentras en la caja del force

La configuración es muy sencilla. Sólo hay que instalar el software en el ordenador y crear una cuenta en fitbit (o utilizar la que puedas tener) o bien desde las aplicaciones de iOS y Android. No tuve problemas para que tanto el mac como el iPhone reconocieran el dispositivo.

En mi caso, configurándolo desde la aplicación de iOS tuve problemas, y tuve que estar un par de días sin sincronizar la información. Por si te pasa, la solución consiste en reconfigurar el fitbit utilizando el cliente de escritorio en lugar de la aplicación de iOS.

Aquí va el primer punto negativo para fitbit. Abrí un ticket de soporte para solucionar este tema y aún (van 4 días) estoy esperando respuesta.

Llevándolo puesto

El force es muy cómodo, y es probable que te olvides que lo llevas puesto. Esto es importante, ya que si quieres trackear la calidad del sueño, tienes que dormir con él puesto, y afortunadamente no molesta nada. Como segundo punto a mejorar, no es sumergible. Según he leído (no voy a probar) se puede mojar, pero mejor evitarlo. No es un gran problema, pero tienes que recordar quitártelo al ducharte. La información que muestra en su pantalla es:

  • La hora.
  • Los pasos.
  • La distancia recorrida.
  • Las calorías consumidas.
  • Los pisos subidos.
  • Los minutos de actividad.

Tiene un botón en un lateral, pulsándolo una vez aparece la hora, y si vamos pulsándolo más aparece cada uno de los parámetros que mide. También tiene cronómetro pero no termino de verle la utilidad.

También, se pueden programar alarmas silenciosas y cuando llega la hora fijada el force vibra. Por defecto, cuando alcanzamos la marca de 10.000 pasos en un día, se activa esta alarma para avisarnos, pero se puede configurar para cualquier parámetro u hora.

Por el tiempo que llevo usándolo, calculo que la batería dura algo más de una semana, lo que llega para evitar tener que llevar el cable USB si haces viajes cortos. Eso sí, si configuras la aplicación del móvil para que esté permanentemente conectada al force, la batería de tu móvil literalmente morirá. En mi caso, en una mañana el bluetooth se merendó la batería mi iPhone (normalmente me dura un día completo).

Precisión

En mi opinión el force cumple su función sorprendentemente bien en cuanto a la información que trackea. Eso sí, no esperes precisión total porque eso no existe, o al menos no existe utilizando sólo un acelerómetro.

Por ejemplo, los pasos los mide muy bien cuando caminas. Sin embargo si te quedas parado y mueves el brazo como si caminases, seguirá contando pasos. No es ningún problema, pero ten en cuenta que se computarán pasos que no lo son y se dejarán de computar otros que sí.

Para la distancia recorrida, el force utiliza tu altura, que es un dato que se introduce en la configuración para calcular tu zancada. Evidentemente, multiplicando pasos por tamaño de zancada sale una distancia recorrida razonable pero no 100% precisa. No es lo mismo tu zancada cuando caminas en la oficina o cuando vas por la calle a buen paso.

En el caso de las calorías se utiliza tu altura, tu peso (que también se introduce en la configuración) y tu actividad. En muchos foros la gente se queja de que el force ha medido 800 calorías cuando no se ha realizado ninguna actividad. La razón es que las calorías que se muestran tienen en cuenta el metabolismo basal (las calorías que consume tu cuerpo para mantenerse vivo). El cálculo del metabolismo basal tiene en cuenta el sexo, la altura y el peso. Sin embargo, estas variables sirven para dar una aproximación de muy alto nivel, dado que el metabolismo basal depende de cada persona y de factores ambientales.

En el caso de que hagas deporte, puedes indicarlo en la app del móvil o en la web de fitbit para que lo tenga en cuenta de cara a computar las calorías. Por ejemplo, si vas al gimnasio y andas en una cinta, el force computará las calorías en base a los pasos dados. Sin embargo, si haces bicicleta estática no las computará (no detecta estas actividades) y deberás introducirlas manualmente en la app en la web. Hay que decir que el proceso es muy sencillo.

Algo similar ocurre con los pisos subidos. Tal vez tu force indique 8 cuando lo correcto es 6 o 4 cuando lo correcto es 3. No es totalmente preciso, pero sí detecta cuando subes escalones y lo computa.

Resumiendo, sin ser totalmente preciso, sirve para saber qué días has tenido una actividad más intensa y en qué medida.

La app de fitbit

La aplicación de móvil (sólo he usado la de iOS) te permite ver lo que lleva trackeado el force (pasos, calorías consumidas…), introducir información (actividades que realizas, calorías que ingieres, agua que bebes…), visualizar tu calidad de sueño y configurar el force.

Tracking de calidad del sueño

Tracking de calidad del sueño

Funciona muy bien, es muy sencilla de utilizar y registrar información es muy sencillo. No obstante, la parte de informar las calorías consumidas, aunque lo intenta, no es práctica. Y creo que ni esta ni ninguna otra aplicación consigue resolver esto. La aplicación de fitbit tiene una base de datos de comida adaptadas a España, pero la tortilla de patatas no está incluida (por poner un ejemplo). Además es tarea casi imposible conocer las cantidades o pesos de lo que comemos:

He comido lentejas...

He comido lentejas…

Como comentaba antes, la app se puede configurar para ver en tiempo real la información que trackea el force. No obstante, insisto, esto se merienda la batería del móvil y salvo que te interese por alguna razón, evita usarlo.

La web de fitbit

La web de fitbit se estructura en base a tarjetas, donde se muestra toda la información que recoge el dispositivo y que introducimos en la app. También muestra gráficas semanales, mensuales… de forma muy visual.

Se puede también, introducir información como ritmo cardíaco, presión arterial, nivel de glucosa lo que puede servir para personas que se hagan seguimientos más detallados.

Tiene también la eterna parte social, en la que podemos añadir a nuestros amigos para picarnos a ver quién da más pasos, quema más calorías, etc. En mi caso, aquí me pasa como con runtastic. No tengo conocidos que utilicen fitbit, por tanto esta parte no me termina de interesar.

También tiene logros (o insignias) para motivarte y buscar que trates de superarte. La gamificación, que está tan de moda, llevada (una vez más) al fitness.

Una última cosa, que me ha molestado muchísimo, y que lamentablemente es habitual entre este tipo de páginas de fitness. No te puedes llevar tus datos. Bueno, si puedes, pero pagando. Fitbit tiene un servicio premium (45€ al año) que ofrece mejores estadísticas, bla, bla, bla y la posibilidad de exportar tu información. Me parece escandaloso que pagues por un tracker que recoge información que tú generas y luego te quieran cobrar por acceder a ella. Esto lo comentábamos en el post de running apps, en que la mayoría de servicios no te deja exportar todas tus actividades. Aquí directamente, si quieres tus datos, tienes que pagar. Muchas veces se critica Google por la cantidad de información que almacena de nosotros, pero lo cierto es que todos sus servicios disponen de la posibilidad de llevarte TU información (ver el proyecto de the Data Liberation Front). No obstante, la gente se busca la vida, y hay algunas formas de acceder a tu información.

Resumiendo…

Estoy muy contento con el force, y me parece una buena compra. Si vas a ir a Estados Unidos, o tienes la posibilidad de que te lo traigan (o alguien lo importe) y te interesan estos dispositivos, no te lo pienses. La comodidad, la calidad que se percibe, y sobre todo, lo que te motiva hacen del force un cacharro genial muy recomendable.

3 pensamientos en “un análisis de fitbit force

  1. Hace un par de semanas que fuy a eeuu de vacaciones y me compre la pulsera force y la verdad que estoy encantado von ella es bastante precisa la recomiendo!! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *