permiso para aterrizar

Una de Salitre 48, sólo hay que escuchar. No hace falta decir mucho más.

 

con ese mismo invierno que hiela las canciones… 

Dame permiso para aterrizar,
pero luego no me pases la factura
si me sobrevuela la necesidad
cuando ya no me quiera ninguna
Subiré a tu cama
pintaré una nube
en tu ventana

Dame permiso para aterrizar
si me canso de vivir en las alturas
dame ternura, dame velocidad
que me he quedado a oscuras.

Cómo vuelan las manos
de tu cuerpo al piano,
con ese mismo invierno
que hiela las canciones.
Cuando la tarde cae,
derrotada a los pies de la ciudad.

Dame permiso para aterrizar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *