¿hemos cambiado en algo?

Ayer estuve en un Museo sobre métodos Tortura y la sensación que te queda tras verlo es de un mal cuerpo increíble. Independientemente de lo crueles, sádicas y terribles que fueran uno sale pensando que vive en un mundo mejor, lejos de la Santa Inquisición.

Hoy, ¿somos más civilizados? En principio parece que sí, pero mirando mi alrededor me entran las dudas. Hace bien poco, en España, ejecutábamos inocentes con el garrote, un método que ríete tú de las lapidaciones iraníes. Hoy en Guantánamo se practica la "privación sensorial" (la burocracia crea eufemismos cojonudos) con total impunidad. En Irak, los mercenarios matan, violan y aterrorizan a la población sin que ningún tribunal pueda juzgarles. La posición de la mujer en Oriente sigue jodida, en África las continuas guerras civiles consentidas y alentadas por Occidente dejan historias estremecedoras, los homosexuales son perseguidos y ejecutados en muchas partes del mundo.

Hoy parece que una descarga eléctrica es más humana que un látigo, pero el dolor es el mismo, y la indefensión y miedo del reo igualmente intensos. Una descarga humaniza  los clavos de antaño, porque no vemos cómo se perfora la carne y la sangre brota.  Nos repugna ver heridas y por eso buscamos métodos de tortura "limpios", que no dejan marcas.

Seguimos siendo seres despreciables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *