reconocimiento

Mañana tengo reconocimiento médico. Me pinchan. Odio las agujas. Ese momento yonki en el que la enfermera prepara la goma para que las venas afloren en tu brazo. Esa aguja violando la carne. Ese tubo que se va llenando del fluido carmesí que te mantiene con vida. Esas pruebas en las que algunos vemos números naranjas sobre fondo azul. Decir si es una A una F o una D. Y si las siguientes son C, E o F. Y las preguntas de si bebes, si pasas mucho tiempo sentado, si fumas, si haces deporte, si consumes drogas.

El no olvidar el bote…

mea en el bote

Es la única manera de acordarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *