miedo

¿Cómo puedo deshacerme de ti? ¿acaso de verdad lo he logrado alguna vez? Sé que una vez sentí que podía dominarte… pero fue sólo un espejismo temporal. Intento saltar pero me faltan las fuerzas… alguien me empuja pero no es suficiente, eres demasiado fuerte en mí, sólo yo puedo derrotarte (a ti, y a esa parte de mí que te sigue ciegamente…) pero me tiemblan las piernas en el momento final… mientras todos miran para ver mi salto yo me aferro a ti y no les miro, no les oigo no les entiendo, sólo hablo tu idioma. Y tú me cobijas y me meces como de pequeño, pones la manta en mi cabeza e impides que oiga los gritos, inventando una nueva vida en mi cabeza que me hace huir de la realidad.

miedo

Y entonces, sientiéndome libre por un instante, salto.

Adaptado de un post genial de la mami.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *